NOTAS Y COMENTARIOS SOBRE EL TEXTO

Crítica comentada / Comentario crítico de “El pasado pesa” (2002) DE MIREN JAIO


En proceso...


Loty Negarti
(comentarios y conversaciones en aizmad at gabone dot info)


(25.05.2017)

Gabon Miren,


    Supongo que no se puede escribir sin un lector imaginado que nos devuelva, también imaginariamente, una respuesta posible a lo que se declara en el texto. Incluso en la escritura de un diario personal ponemos a otro que hipotéticamente lee y responde, que replica desde allá; aunque seas tu mismo virtualmente desdoblado mirando desde otro lado, otro tiempo. Tú como si fueras otra, la otra como si fueras tú misma. Pero la posición de ese lector imaginario se busca en seguida reemplazar por alguien real con quien continuar la conversación y, llegado el punto, pasar a otras cosas.

    Sabrías, cuando me pasaste tus textos, que me sentiría interpelado por ellos. Y que yo podría ser un otro que mira de lejos (aunque con un pie cerca). Tanto “El pasado pesa” de 2002 como su “Crítica Comentada / Comentario Crítico” del año pasado se refieren a una serie de asuntos y acontecimientos que pertenecen también a mi mundo. Soy de otra generación y vengo de otros lugares, pero hay un territorio y un momento en que me aproximo y circunvalo las escenas que describes. De eso ya tienes noticia porque lo hemos hablado unas cuantas veces. Momentos, lugares, personas, eventos y temas de conversación recurrentes sobre historia del arte reciente de por aquí y de artilugios conceptuales que funcionan en la producción y reproducción de la memoria cultural colectiva. De los comentarios y respuestas que pudieron surgir en determinados eventos en los que hemos coincidido, tengo la sensación de haber iniciado contigo una conversación en torno a cosas que planteas en ambos textos y supongo que en tu investigación doctoral. Esa conversación, gaseosa y volátil como nosotros mismos, toma direcciones dispares y recorridos escabrosos que nos llevan casi siempre a considerar el lugar y las funciones de la historia y de la crítica de arte en este particular contexto productivo. Sobre generaciones, escuelas, discípulos, legados, instituciones, (re)transmisión de la memoria y crítica de arte en Euskadi todavía queda por escribir (más, y de otro modo).

    Hay muchas cosas que salen en esos dos textos tuyos. Casi demasiadas. Tienen muchas implicaciones y referencias veladas que hay que ir descubriendo con cierta astucia. Por decirlo de otro modo, dices la mitad de lo que comunicas, y las frases resuenan en tantos lugares distintos que se hace difícil llegar a todos ellos de una primera vez y sin recurrir a otras lecturas. Entre la nostalgia y otros sentimientos del recuerdo y de la muerte emerge toda una serie de asuntos singulares: memoria(s) y significado institucional de Arteleku, lo que este lugar supuso para el sistema del arte vasco (y viceversa) y la categoría misma de "arte vasco"; lo que hay de reificación en la construcción historiográfica de generaciones, familias y legados que se transmiten; la emergencia de una determinada “generación” en dicho micro-sistema artístico y el estilo y modalidad de las operaciones discursivas e institucionales a la hora de realizar su proceso de internacionalización en los años 90, etc. Están estos temas locales que son acontecimientos y problemas historiográficos específicos y que también pueden funcionar como casos para reflexionar teóricamente sobre la naturaleza de las prácticas artísticas, de la crítica y de otras instituciones del mundo del arte actual (lo mismo aquí que en Copenhage).

    Pero está, sobre todo, el tema de la escritura y concretamente de la tuya propia; lo que tú como crítica, historiadora o comisaria declaras y articulas en el discurso (y las formas literarias en que lo haces). Es ahí donde te has ido trazando durante años de práctica, donde te has ido dejando ver y aparecer como un agente más en esta constelación sistémica del arte. Las dificultades en encontrar una voz propia desde la que hablar, la recepción y el valor de lo que se escribe, el ejercicio a examen que es una tesis doctoral en Bellas Artes desde la práctica de la crítica tomada definitivamente como acto creativo, etc. Escritura e historia en el arte vasco de las últimas décadas. Escritura y construcción de memoria colectiva (o memoria y representaciones colectivas de los sucesos culturales, en general).

*

    Cada cual escribe con propósitos y necesidades personales distintas, en coyunturas y situaciones específicas ante las que trata de reaccionar de la manera más apropiada. Escribir es dejar ahí fuera una traza de sí que se completa sólo cuando otros la recorren y hacen algo con todo ello. O cuando el tiempo te convierte en un otro que se extraña ante sí mismo. Se escribe para algo y para alguien, aunque se necesite a veces mucho tiempo para ver con claridad las verdaderas razones que movían a la escritura. La colección de los escritos que has compilado y que has enviado a diferentes personas da cuenta de un recorrido personal tuyo en ese sentido. Para mí, lo que estas haciendo no es tanto un ejercicio de escritura como un verdadero acto de reflexión y autoanálisis a través de la escritura. Porque cuando hablas de “ejercicio” parece que se tratara de una gimnasia preparatoria que te capacite para, llegada la hora, afrontar alguna tarea verdaderamente importante (que no es esta aun). Pero ya estás en ese momento hace tiempo, escribiendo como medio de trabajo y de realización. Pienso que el aparato-tesis que has construido es mucho más que un ejercicio y mucho más que una prueba (académica). A algunos nos interesa porque articulas allí una linea de escritura que da cuenta de la dimensión histórica de la escritura de la crítica, desde este contexto, desde lo que aquí ha pasado contigo reaccionando desde dentro. Es un aparato útil para pensar y conversar sobre lo que nos preocupa.

    Porque, en cualquier caso, y tal y como yo entiendo el asunto, se trata de reflexionar para llegar a comprender la situación cultural en la que estamos ahora y así, de algún modo, superarla. El momento presente, el contexto económico, político y de las instituciones de producción (y reproducción) cultural, forman parte de esa situación. Y lo que es innegable es que todo ello tiene una doble dimensión histórica y representacional que hay que saber comprender también. Para quienes sigan creyendo que la producción artística posee elementos específicos desde los que comprender mejor la realidad (cultural) de un momento dado, una escritura como la que compilas es tan informativa como sugestiva. Pero yo me he bloqueado con la respuesta que pretendía darte por escrito al meta-texto “El pasado pesa”. Algo sutil y casi imperceptible me ha dejado inoperante, dubitativo en exceso, escéptico repentino, atontado ante el papel. Tus textos (a través tuyo como escritora) me remiten a mi mismo como escribiendo. Me veo escribir y me paro. No es el momento”, me repito. Ahora no tengo la posición que necesito para responder a todo lo que creo que hay que responder. Porque, si es cierto lo de que no se escribe cuando se quiere sino cuando se requiere (cuando la situación lo requiere, cuando se necesita escribir) entonces es claro que yo, ahora, no tengo que escribir lo que hubiera querido. Porque me parece que no estoy en situación y que lo que yo pueda decir ahora es pobre y confuso.

    “Escribe sólo si te sirve a ti”, me has repetido en más de una ocasión. ¿Y en qué sentido podría servirme, me pregunto? A ti claramente te sirve para mirarte en el tiempo, atender a los cambios que se han producido en tu subjetividad y en el contexto, cuales, por qué, qué problemas has tenido en la práctica escritural de la crítica y otros géneros. Pienso que esa reflexión tuya puede ser lo que a mi me sirva para reaccionar, un buen punto de partida para escribir lo que tenga que escribir. Pues, ¿no es necesariamente lo que a ti te ha pasado algo que nos ha pasado también a los demás? Yo, de lector imaginario a lector real, de escritura imaginaria a escritura real, de lectura, escritura e interlocución; un diálogo. Continuemos la conversación más allá de la tesis. Iré subiendo mis notas y reflexiones a la web donde escribiré cuando me llegue el momento necesario [http://www.gabone.info/txt/escupir-en-el-tiempo.html].

Ondo ibili!

~Aitor




menu