Por qué Software Libre para hacer música experimental

Publicado en el disco Requiem for the Revolution (FSS11) www.freesoftwareseries.org

Hemos llegado al momento en el que la técnica, en su desarrollo, se invierte y nos devora. Cuando el útil se sacraliza y deviene autónomo (separandose de todo proyecto emancipatorio) se pone al servicio de la dominación y de la reproducción del sistema capitalista. La nefasta propaganda de la neutralidad intenta legitimar este orden. Pero hay siempre ideología detrás. No hablamos ya de la fábrica y sus aparatos mecánicos, sino de la época digital. Aunque ésta mantiene un nivel mecánico, la red física de computadoras y aparatos sostiene otro nivel más abstracto que es la infosfera. En ella un nuevo espacio de acción social aparece, un espacio que no es inocente (preñado de intención) y donde se traduciran los conflictos y las luchas de poder tradicionales del espacio social clásico, pero cualitativamente distintas debido a su carácter virtual y representacional. Este nuevo ámbito de acción social es sinónimo de código o de programa. Las formas sociales típicas del espacio físico tradicional intentan resistir a todo posible cambio en las estructuras del poder. Pero el ciberespacio tiene unas formas nuevas y unas posibilidades que son empleadas por algunas personas para cambiar. El movimiento del software libre, empleando el código-programa, aprovecha las nuevas posibilidades del espacio social informacional para demoler viejas estructuras de poder. La economía puede y debe ser entendida de otra manera en la infosfera, basada en la abundancia y en la cooperación. El software libre no es una opción, es una necesidad si queremos posibilidades de vida social distintas a las que tenemos en el ciberspacio. El software libre te obliga a ser activo y constructivo a la hora de resolver los problemas. Sustituye el viejo modelo capitalista de consumidor pasivo por el de miembro activo y creativo de una comunidad cooperativa. Es el modelo agente contra el modelo cliente. Entiendo que no se trata sólo de una cuestión técnica sino política. La música experimental, y todo arte de esta naturaleza metodológica encuentran en el software libre la oportunidad perfecta. Se comparte un conocimiento (un 'saber como') pero abierto siempre a nuevas soluciones y opciones que son puestas en circulación: no hay una forma de hacer las cosas sino tantas como miembros participen. Esta flexibilidad y posibilidad de mezclar y tomarlo todo en las herramientas y los entornos se opone a la monolítica forma del software propietario donde el técnico oficial (como gurú) alumbra el camino. Producir trabajos mediante herramientas libres te predispone de una forma especial ante tu trabajo y la forma de ponerlo en contacto con el de los demás. El software libre es, además de una tecnología, una nueva forma de relación y acción orientada a lo social y no a otros fines.

Loty negarti

Julio 2008 Algorta